Mostrando 142 resultados

Registro de autoridad
Persona

Gaggero, Manuel Justo

  • Persona
  • 1940-

Nació el 13 de octubre de 1940 en la ciudad de Paraná, Provincia de Entre Ríos. Cursó sus estudios primarios en la Escuela N° 4 Domingo Faustino Sarmiento y los secundarios en el Colegio Nacional Nº 1 Domingo Faustino Sarmiento. En esa institución y a la edad de 14 años comenzó a militar en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES). Tras el golpe militar del 16 de septiembre de 1955 contra el gobierno democrático del General Juan Domingo Perón se sumó a la Juventud Peronista (JP) de Paraná participando en diversos actos y acciones de la llamada Resistencia Peronista, entre ellos en 1957 una marcha clandestina de homenaje a los civiles y militares caídos y, en 1958, -en compañía de Susana Valle, hija del General Juan José Valle- el primer acto autorizado que se organizó a nivel nacional para recordar la memoria de los militantes peronistas fusilados por la llamada Revolución Libertadora en junio de 1956 en la Penitenciaría Nacional y en los basurales de José León Suarez, Provincia de Buenos Aires. En ese 1958 Gaggero marchó a la ciudad de Santa Fe, donde comenzó a cursar la carrera de Derecho en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Su primera militancia universitaria se dio en la Juventud Universitaria Peronista (JUP), siendo uno de los miembros fundadores de la Asociación Gremial de Estudiantes de Derecho de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de Santa Fe. En 1959, a través de la Asociación y la JUP adhirieron a la Confederación General Universitaria (CGU), agrupación universitaria nacional de filiación peronista. En 1961, en el proceso eleccionario que tuvo lugar en Santa Fe, Gaggero sostuvo las candidaturas del Frente Justicialista de Liberación Nacional (FREJULI) y de la Alianza para la Liberación Nacional (ALN). Luego, fue miembro periférico de la Agrupación para la Liberación Americana (APLA), una agrupación que integraban sectores del peronismo revolucionario, el partido trotskista filo-peronista Palabra Obrera (PO) y grupos de izquierda independientes. Entre fines de 1961 y principios de 1962 estableció contactos con John William Cooke y su compañera Alicia Eguren, reconocidos militantes de la Resistencia peronista. Tras una reunión realizada en Montevideo, Uruguay, Eguren le propuso viajar a Cuba, junto a grupos de un variado espectro ideológico, como parte de un proyecto de Ernesto “Che” Guevara de crear un Frente de Liberación Nacional que iniciara la lucha armada en la Argentina. Viajando con un compañero del Movimiento Obrero Comunista (MOC) -un desprendimiento del Partido Comunista Argentino (PCA) que apoyaba al peronismo y respondía a Rodolfo Puiggros- y tras unos días de incertidumbre en México DF, llegó a La Habana en abril de 1962 y comenzó sus cursos de instrucción política y militar junto a una variedad de personas y grupos tanto peronistas como no peronistas. Durante su estadía en la isla participó en varias reuniones privadas y grupales con el Guevara y estrechó vínculos políticos con Ángel Bengoechea, un reconocido militante de la agrupación trotskista Palabra Obrera que buscaba hacer “entrismo” en el Movimiento peronista. En marzo de 1963, luego de un periplo alrededor del mundo para despistar respecto a su estadía en Cuba, regresó a Argentina donde retomó sus estudios y junto a Cooke y Eguren fue uno de los miembros fundadores de la Acción Revolucionaria Peronista (ARP), de la cual pasó a ser el Responsable Nacional universitario. Entre 1963 y 1964, siempre dentro de la línea “cookista” JUP, participó en diversos congresos y reuniones, entre ellos el del Consejo Nacional de Centros de Estudiantes de la Federación Universitaria Argentina (FUA) y el Congreso Nacional de la JUP que tuvo lugar en La Falda, Provincia de Córdoba, donde fortaleció sus vínculos con el abogado Gustavo Roca, una figura con la que se volvería a reencontrar varias veces a lo largo de su militancia política. Ya recibido de abogado y tras la muerte de Cooke, ocurrida en septiembre de 1968, pasó a dedicarse a tareas relacionadas con la defensa de los presos políticos, los trabajadores y sus organizaciones gremiales. En ese mismo año, con la creación de la Confederación General del Trabajo de los Argentinos (CGT-A), liderada por Raimundo Ongaro, Gaggero pasó a formar parte del equipo de abogados de dicha central obrera, alineada con los gremios clasistas y combativos. Durante su labor en la CGT-A a través de Luis Cerruti Costa conoció y entabló amistad con los abogados Rodolfo Ortega Peña y Eduardo Luis Duhalde. A finales de la década de 1960 hizo frecuentes viajes a Paraná y continuó militando en grupos relacionados con el guevarismo dentro del peronismo revolucionario y en grupos sindicales de apoyo a la CGT-A así como trabajando en la delegación Paraná de la organización obrera. Durante 1969, Gaggero participó de las diversas puebladas que se desarrollaron en la Argentina desde su espacio de pertenencia política, el Frente Único de Resistencia (FUR), del cual fue uno de los miembros fundadores. Este era un grupo afín al peronismo revolucionario cuyos miembros se reivindicaban como “peronistas cookistas”, defendían la lucha armada, postulaban la unidad de las organizaciones revolucionarias e incluían entre sus filas a comunistas, socialistas, radicales, cristianos tercermundistas e independientes. Tenían vinculación orgánica y operativa con las Fuerzas Amadas Revolucionarias (FAR), con quienes realizaban operativos conjuntos en la ciudad de Paraná. Asimismo colaboraban ocasionalmente con miembros de Montoneros y el Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP) y establecieron acuerdos con el Frente Revolucionario Peronista (FRP) que lideraba Armando Jaime y el Frente Peronista de Liberación (FPL) que lideraba Eduardo Salvide. A su vez, y debido a la militancia de su hermana Susana y su cuñado Luis Pujals, aparte de la larga amistad que mantenía con varios de sus principales referentes, Gaggero tenía una relación orgánica con el PRT-ERP. En ese período fue detenido y permaneció como preso político en la Cárcel de Caseros, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde estableció relación política y amistosa, entre otros presos políticos, con el abogado cordobés Alfredo Curutchet, con Julio Troxler y con Francisco René Santucho. El 17 de septiembre de 1971 fue secuestrado en Buenos Aires su cuñado Pujals, siendo Duhalde y Ortega Peña quienes asesoraron legalmente a la familia Gaggero, la cual organizó una Comisión de alcance nacional para lograr su aparición con vida. Desde esa fecha Pujals permanece desaparecido. En ese mismo mes de 1971 Gaggero formó parte del grupo de abogados que crearon la Asociación Gremial de Abogados (AGA) o “La Gremial”. En marzo de 1972 asistió al Congreso Provincial del Partido Justicialista (PJ) de Entre Ríos en la localidad de Villaguay, en representación de la Juventud Peronista y el FUR. Entre los días 17 y 18 de agosto de 1972 participó de la Primera Reunión Nacional de Abogados “Néstor Martins”, una instancia colectiva de debate de más de 350 abogados defensores de presos políticos y gremiales provenientes de todo el país y convocada por la AGA en la Federación Argentina de Box en Buenos Aires, en la cual fue elegido Secretario. Dos días antes del desarrollo de la Reunión, el 15 de agosto de 1972, las presas y presos políticos tomaron el penal de Rawson-con ayuda externa del PRT-ERP, las FAR y Montoneros-y protagonizaron una de las fugas más espectaculares de la historia argentina. Diez de ellos -Santucho, Enrique Gorriaran Merlo, Domingo Menna, Marcos Osatinsky, Roberto Quieto y Fernando Vaca Narvaja mas cuatro militantes que participaron de manera externa de la fuga- lograron llegar a Santiago de Chile mientras que otros diecinueve se rindieron públicamente y quedaron prisioneros en la Base Naval Almirante Zar de Trelew, donde fueron fusilados el 22 de agosto, sobreviviendo solo tres. Unos meses después de este hecho Gaggero participó de un Congreso de las distintas organizaciones del peronismo revolucionario que tuvo lugar en el convento de monjes benedictinos de la ciudad de Victoria, Provincia de Entre Ríos. Entre fines de 1972 y principios de 1973 Gaggero fue, en representación de una de las corrientes periféricas del Frente Revolucionario Peronista (FRP), uno de los fundadores del Frente Antiimperialista por el Socialismo (FAS), un Frente de masas político impulsado y promulgado por el PRT que agrupaba a organizaciones de todo el espectro ideológico de la izquierda radicalizada y del peronismo revolucionario así como grupos cristianos tercermundistas y sindicalistas clasistas. Luego de la fundación oficial del FAS, ocurrida en 1973, pasó a ser miembro de su Conducción y Consejo de Dirección. En mayo de 1973, viajando desde Paraná, participó también en el multitudinario acto de asunción del presidente Héctor J. Campora en Plaza de Mayo y en los sucesos conocidos como “El Devotazo”, cuando esa misma noche fueron liberados los presos y presas políticas de la cárcel de Villa Devoto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En marzo de 1973 la dirección del PRT había comprado a la Editorial Haynes los derechos del nombre y el archivo del viejo diario El Mundo, con la idea de convertirlo en un instrumento de masas dirigido por personas ajenas pero afines al Partido e instaló su redacción en el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El diario salió a la venta en julio de 1973. Gaggero, todavía militante del FRP y ya en el Comité Ejecutivo del FAS, comenzó desempeñándose como Vice Director junto al abogado de peronismo revolucionario Cerruti Costa. El 29 de septiembre de ese año un atentado con bomba –reivindicado por grupos de la extrema derecha peronista-destruyó gran parte de su casa de la calle Italia en Paraná. El 19 de noviembre de 1973 se produjo en la ciudad de Córdoba la unificación del FRP, a la cual se sumó el Bloque de Agrupaciones Peronistas de Paraná y Gaggero pasó a ser parte de la Conducción de la nueva organización unificada como parte de su Consejo Directivo junto a Armando Jaime, Juan Carlos Arroyo y Martín Federico, entre otros. El 8 de diciembre de 1973 asumió como Director, en soledad, del diario. Luego de sufrir varios atentados, allanamientos y una constante persecución, El Mundo fue clausurado el 14 de marzo de 1974 por decisión del gobierno del General Perón. Hubo un efímero intento de proseguir el proyecto con un diario llamado Respuesta Popular, con Gaggero como Asesor Jurídico, pero este nuevo medio fue también inmediatamente clausurado, nuevamente por Perón. Luego de la clausura del diario participó en julio de 1974 del IV Congreso Nacional del FAS en Tucumán, cuyo objetivo era el de proclamar la fórmula presidencial Agustín Tosco-Jaime en las elecciones presidenciales que tuvieron lugar luego de la renuncia de Cámpora a la presidencia de la Nación. En ese mismo mes la Alianza Anticomunista Argentina (AAA) o Triple A, en cuya primera lista de amenazados figuró Gaggero, asesinó a Ortega Peña. En agosto, junto a los abogados Curutchet y Silvio Frondizi, viajó a la Provincia de Catamarca para ejercer la defensa de un grupo de presos del PRT-ERP que habían intentado el copamiento del Regimiento 17 de Infantería Aerotransportada, hecho cuya secuela represiva fue conocida como la Masacre de Capilla del Rosario. El 10 de septiembre el que cayó victima de la AAA fue Curutchet, por entonces militante del PRT-ERP y con el que luego de compartir la cárcel Gaggero había mantenido estrecha amistad, participando incluso de clases en su Cátedra de la Escuela de Servicio Social de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Durante su funeral, que tuvo lugar en la ciudad de Córdoba, fue, junto a Tosco, uno de los oradores principales. El 27 de septiembre, luego del asesinato de Frondizi a manos también de la AAA, Gaggero pasó a la clandestinidad y -junto a Federico-se incorporó como militante orgánico del PRT-ERP, donde en un principio se ocupó del contacto del PRT con los partidos “burgueses” y “democráticos” de todo el espectro político, de la relación con las organizaciones revolucionarias peronistas excepto Montoneros y de la intermediación entre su líder, Mario Roberto Santucho, y diversos dirigentes políticos y revolucionarios. Miembro de la asociación sindical de periodistas La Gremial de Prensa, Gaggero fue uno de los creadores del Comité de Resistencia de la Prensa Popular, que luchó contra las clausuras de medios ligados a las organizaciones armadas y publicó un libro sobre los crímenes del “lopezreguismo”-en alusión a José López Rega- conocido como “El Libro Blanco” por el color de sus tapas, del cual se imprimieron 2000 ejemplares y para su difusión internacional fue llevado a Cuba por el escritor Haroldo Conti. A partir del 5 de noviembre de 1975 Gaggero se convirtió en el Director de la segunda etapa de la Revista Nuevo Hombre, que pasó a ser una publicación quincenal de política y actualidad financiada y editada por el PRT. La revista publicó diez números, siendo el último el correspondiente al 17 de marzo de 1976. A fines de 1975 Gaggero viajó a la ciudad de Villa Constitución, Provincia de Santa Fe, a cubrir periodísticamente y dar apoyo político a la lucha obrera que se dio en los establecimientos fabriles de la zona, hechos conocidos como “El Villazo”. El 29 de marzo de 1976, en un operativo de la policía bonaerense, fue asesinada su hermana Susana, embarazada, mientras se desarrollaba una reunión de la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) convocada por el Comité Central del PRT-ERP en una quinta de la localidad de Moreno, Provincia de Buenos Aires. En los meses posteriores al golpe de Estado del 24 de marzo de ese año, Gaggero formo parte del núcleo de promotores de la Comisión Argentina de Derechos Humanos (CADHU), una organización formada en su mayoría por abogados defensores de presos políticos y gremiales y activistas por los Derechos Humanos que comenzó a operar en Buenos Aires y fuera de la Argentina para denunciar las violaciones a los Derechos Humanos. Para preservar su vida, el 31 de diciembre de 1976-clandestino, con documentos falsificados y por orden del PRT-ERP-partió al exilio rumbo a México DF. Allí mantuvo reuniones con miembros del PRT-ERP para analizar la situación de la organización y del país y también con otros dirigentes como el ex diputado Héctor Sandler o Ricardo Obregón Cano, el ex gobernador de Córdoba con quien discutió la idea de reflotar el proyecto de unión de Montoneros con el PRT-ERP, la Organización para la Liberación de Argentina (OLA), que había nacido a fines de 1975 ante la inminencia del golpe de Estado. De México viajó a Madrid, donde se rencontró con su esposa Alba Sager, y luego, en febrero de 1977, con su madre y sus hijos que también habían abandonado la Argentina. En esa ciudad se reunió con Enrique Gorriaran Merlo, uno de los líderes del PRT-ERP en el exilio, y con Duhalde, con quien trató su incorporación a la CADHU en el exilio como representante del PRT-ERP en la misma. Para la Comisión realizó diversos viajes colaborando con las tareas de denuncia sobre los crímenes cometidos por la dictadura cívico-militar argentina y en diversos momentos formó parte de su Delegación Exterior y de su Consejo Directivo. Tras pasar un periodo en España y debido a un grave deterioro de su estado de salud marchó a La Habana, Cuba, donde permaneció internado y en proceso de recuperación por siete meses. Tras dejar la isla viajó a México DF, donde reactivó su militancia y, en esa ciudad y en Panamá, se reunió con representantes de la insurgencia nicaragüense. Por decisión del Partido partió nuevamente a Europa, donde en Madrid visitó a su familia y luego se trasladó a París. Allí, junto a Rodolfo Matarrollo, su compañero de militancia en el PRT-ERP, en representación de la CADHU fue uno de los organizadores de la conferencia de prensa internacional donde tres militantes montoneras liberada de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)-Sara Solarz de Osatinsky, María Miller de Pirles y Ana María Martí- denunciaron ante la Asamblea Nacional francesa los crímenes cometidos en dicho Centro Clandestino de Detención. Tras ese evento, conocido como el “Testimonio de Paris”, un grupo de miembros de la CADHU, entre los que se contaba Gaggero, partió hacia Ginebra para participar de la reunión del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que se reunía anualmente en esa ciudad suiza con el objetivo de pedir sanciones y condena para el régimen argentino. Con resultados negativos en la votación, regresó a Francia y en Paris asistió a un encuentro de militantes del PRT-ERP en el exilio llevando al mismo el pedido de los revolucionarios nicaragüenses de la necesidad de contar con cuadros militares para la etapa final y la posterior de la insurrección popular en marcha en el país centroamericano. En ese encuentro, se decidió que Gaggero marchase a los Estados Unidos para reforzar las denuncias contra la dictadura en ese país y acompañar la visita del político argentino Oscar Alende al mismo. También debía asumir la dirección del periódico Denuncia, un mensuario ligado a las estructuras del PRT-ERP que se editaba y publicaba en Estados Unidos y se distribuía en otros 17 países. Luego, uniéndose a una de las dos facciones en las que se dividió el PRT-ERP en el exilio luego de la caída de su cúpula en julio de 1976, la liderada por Enrique Gorriaran Merlo, a fines de 1979 se sumó a la lucha insurreccional y revolucionaria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en Nicaragua. Allí, una vez triunfante la Revolución Sandinista, Gaggero trabajó como Asesor del Ministro de Justicia y miembro de la Asesoría Legislativa en el Ministerio de Justicia de Nicaragua. Como periodista, tuvo una columna diaria sobre política internacional en Radio Sandino. En 1982, durante el conflicto bélico de Malvinas y la invasión israelí a El Líbano, viajó a Trípoli, Libia, donde participó-en teórica representación del PRT-ERP- del Congreso Internacional contra el Imperialismo, el Colonialismo, el Sionismo y el Apartheid organizado por el líder libio Muammar El Gadhafi, al que asistieron, entre otros, los dirigentes justicialistas Carlos Saúl Menem y Herminio Iglesias. En ese Congreso Gaggero tuvo contactos y entrevistas con el representante de la revolución iraní, Ayatollah Ali Montanzeri y con representantes del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), una de las organizaciones que conformaba la Organización para la Liberación de Palestina. Por su activa participación en la Revolución y en la operación en que murió el ex dictador Anastasio Somoza en Asunción, Paraguay, Gorriaran Merlo ocupaba un alto cargo en el Ejército Popular Sandinista y era uno de los cuadros principales del Ministerio del Interior de dicho país. En conjunto con Gaggero comenzaron a pensar la idea de la formación de un Movimiento revolucionario que funcionase en la Argentina post-dictatorial, al que provisoriamente llamaron Movimiento Revolucionario General San Martin (MRGSM). En 1984 Gaggero regresó de su exilio, retomó su trabajo como abogado y fue uno de los miembros fundadores de la revista Entre Todos, que actuó como disparadora de la posterior formación del Movimiento Todos por la Patria (MTP), predecesor del MRGSM, en 1986. En 1987 Gaggero dejó de pertenecer al MTP. Entre 1992 y 1995 militó en el Frente Grande (FG). En agosto de 1994 fue parte de la Convención Nacional Constituyente que tuvo lugar en la ciudad de Santa Fe como asesor del diputado y convencional constituyente Fernando “Pino” Solanas. Como docente universitario en 1997 fue candidato a Rector de la Universidad Nacional de Comahue (UNC) en Neuquén y luego se desempeño como Co-Titular de la Cátedra “Pensamiento político del Che” o ”Cátedras Che Guevara” en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. En el año 2000 fue candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por el Frente de la Resistencia. En 2020 presentó su libro de memorias “Un viaje hacia las utopías revolucionarias”.

Garzón Maceda, Lucio Claudio

  • Persona
  • 1930-

Lucio Garzón Maceda nació el 30 de octubre de 1930 en el casco histórico de la ciudad de Córdoba. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Superior de Niños Varones o Escuela Olmos y los secundarios en el Colegio Nacional Monserrat, el más antiguo de la Argentina y el más tradicional de la ciudad de Córdoba. Allí fue donde junto a su hermano Félix acrecentó su amistad con quien sería una compañía inseparable a lo largo de su vida: Gustavo Roca. Ambos provenían de tradicionales familias de la alta burguesía cordobesa que se frecuentaban amistosa, social y políticamente, ya que sus padres habían sido participantes claves del Movimiento de la Reforma Universitaria que tuvo lugar en la capital cordobesa en 1918. Garzón Maceda cursó la carrera de Derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), aunque su intención original fue estudiar Ingeniería Química en Santa Fe ciudad. Durante sus años universitarios militó en diversas agrupaciones ligadas ideológicamente al Movimiento reformista y en el Partido Reformista, que aglutinaba a liberales, socialistas, comunistas, anarquistas y otras tendencias de la izquierda independiente, opuestos todos al gobierno de Juan Domingo Perón. Después, todavía cursando en la Universidad, pasó a militar en el Partido Socialista (PS), siendo uno de los miembros fundadores de la corriente estudiantil Acción Socialista (AS), que sentó las bases de la histórica Agrupación de Estudiantes Reformistas (ADER), que buscó la confluencia de los ideales universitarios reformistas con los principios sociales y laborales del peronismo. En 1951 fue arrestado y encarcelado por dos meses en la Cárcel de Encausados de Pueblo Güemes, Córdoba, por sus actividades contrarias al gobierno peronista. Ya en libertad, marchó a su primer exilio, en Chile, donde permaneció seis meses. En ese país militó en el Partido Socialista Popular, liderado por el abogado Raúl Ampuero, que buscaba tender puentes entre la clase obrera y el gobierno democráticamente elegido del General Carlos Ibáñez del Campo, cuyas políticas guardaban alguna similaridad con las de Perón en la Argentina. A su regreso al pais continuó militando en Acción Socialista, buscando una vez más la confluencia con los que consideraba los puntos positivos del peronismo, lo que le valió la expulsión del Partido Socialista. Desde ADER bregó por la misma causa y a mediados de 1955 formó parte del Grupo de los "41 Pelandrunes". Este era un conjunto de independientes cercanos a la izquierda que buscó evitar el derrocamiento de Perón, denunciando públicamente al movimiento golpista. En 1955, ya recibido de abogado, se inclinó por el derecho laboral y la defensa de los trabajadores. Luego, a partir de 1956, se desempeño como colaborador ad-honorem del diario Orientación, cuya alma-mater era Roca. Debido a su labor como abogado laboralista y a su pasado en ADER, inició y mantuvo una muy buena relación con los gremialistas Atilio López-de quien fue compañero de escuela primaria-, Agustín Tosco y Elpidio Torres, lo que en el año 1957 lo llevó a participar de manera orgánica y clave en la normalización de la Confederación General del Trabajo (CGT) Regional Córdoba, que el 1 de julio de ese año fue la primera normalización gremial regional realizada desde el golpe de Estado del 16 de septiembre de 1955. En esa CGT Regional Córdoba Garzón Maceda fue miembro del Comité Ejecutivo desde el cargo de Secretario de Prensa, siendo López el Secretario General. El 29 de noviembre de ese año participó del plenario nacional de las Regionales nacionales de la CGT en la ciudad de La Falda, Provincia de Córdoba, encuentro este que al formular un programa social, económico y político -el Programa de La Falda- tuvo gran importancia en la vida política y gremial de los finales de la década de 1950 y del primer lustro de la década de 1960. Afianzado ya como el principal abogado laboralista de Córdoba y uno de los más importantes del país, aparte de su puesto en la CGT comenzó a desempeñarse como abogado y/o asesor laboral especial de al menos una docena de gremios de la ciudad, tales como el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA) Seccional Córdoba, la Unión Tranviarios Automotores (UTA) Seccional Córdoba o Luz y Fuerza Seccional Córdoba. Fue este un vínculo que trascendió lo laboral y adquirió tintes también políticos e incluso amistosos con sus principales líderes. En 1960 se asoció con Roca en un estudio jurídico que rápidamente se convirtió en el centro neurálgico de las fuerzas políticas, sindicales y estudiantiles progresistas, de izquierda, peronistas revolucionarias y clasistas de la ciudad de Córdoba. En mayo de 1969 -junto a Roca, López, Tosco y Torres- tuvo una importante participación en la protesta obrero-estudiantil como "El Cordobazo", siendo uno de sus organizadores y participes más activos. Buscado por la Policía y el Ejército por considéraselo el ideólogo y autor intelectual de El Cordobazo, fue arrestado en junio de 1969, pero liberado después de permanecer un día en la Jefatura de Policía de su ciudad natal. Desde la semi-clandestinidad logró realizar la defensa legal de los detenidos Tosco y Torres, quienes habían sido sometidos a Consejos de Guerra por tribunales militares y condenados a penas de prisión. Entre octubre y noviembre de 1969 viajó a Madrid, donde se entrevistó con Perón para pedirle apoyo para con los gremialistas presos. En enero de 1970 fue arrestado en el centro de la ciudad de Córdoba, puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) y enviado como preso político -previo paso de un día por la cárcel de Villa Devoto- a una cárcel de Esquel, donde permaneció siete meses. Su defensa legal fue ejercida por Roca y los abogados Raúl Faure y Fermín Berria. Ya liberado, el 4 de noviembre de 1970 fue, junto a Roca, invitado de honor en la asunción del primer presidente socialista de Chile, Salvador Allende, en la ciudad de Santiago de Chile. Luego de El Cordobazo, al estudio jurídico de Garzón Maceda y Roca se sumaron Faure, los hermanos Oscar “Coco” y Luis Guillermo Arias y Carlos Altamira Yofre. En marzo de 1971 Garzón Maceda -una vez más junto a Roca, Tosco, López, los hermanos Arias y René Salamanca- volvió a tener activa participación en otra pueblada que se dio en la provincia de Córdoba, esta vez la conocida como "El Víborazo", que le costó la renuncia al interventor militar José Camilo Uriburu. Entre 1973 y 1974, durante el gobierno provincial de su amigo Ricardo Obregón Cano, Garzón Maceda tuvo influyente participación en la asesoría en asuntos gremiales y sindicales de dicho gobierno. En 1974, luego del golpe policial conocido como El Navarrazo, se lo intentó arrestar y poner dos veces a disposición del PEN, sin éxito. En 1975 Garzón Maceda recibió amenazas por su labor profesional y en agosto se ocupó, acompañado de Roca, de la defensa legal de los líderes montoneros Marcos Osatinsky y Horacio Mendizabal, detenidos ambos en las oficinas del Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba (D2). A pesar de la intermediación de ambos abogados con la Justicia Federal y la intervención en la provincia a cargo del Brigadier Raúl Lacabanne, Osatinsky fue asesinado el día 21 de ese mes en aplicación de la llamada “Ley de fugas” y Mendizabal consiguió escapar. Garzon Maceda, junto a su esposa e hijas, se refugió en un campo de la localidad cordobesa de La Carlota, propiedad de un amigo. El 28 de octubre de ese año el Comando Libertadores de América, versión cordobesa de la Alianza Anticomunista Argentina (AAA) o Triple A, incendió el domicilio de fin de semana de Garzón Maceda en la localidad de Villa Allende, mientras este se hallaba asistiendo en compañía de su familia a un partido de futbol del Club Atlético Belgrano de Córdoba, del cual era simpatizante. El objetivo de los comandos parapoliciales -que realizaron un simulacro de fusilamiento de los caseros de la propiedad- era su secuestro o asesinato. Dejando a su familia en Córdoba, con orden de que organizaran todo para partir al exilio en París, Francia, viajó a Buenos Aires, donde compartimentalizado y viviendo en distintos lugares, busco apoyo logístico en familiares relacionados con el peronismo revolucionario que también tuvieron que abandonar Córdoba por la persecución a que eran sometidos. El 24 de marzo primero y luego el 13 de abril de 1976 y noches subsiguientes el estudio jurídico que compartía en Córdoba con los abogados Roca, Yofre y los hermanos Arias fue allanado ilegalmente, saqueado e incendiado reiteradas veces. Su domicilio particular en el barrio de Nueva Córdoba también fue allanado y saqueado por un grupo armado de más de quince personas en los días posteriores al atentado contra sus oficinas. Regresó a Cordoba y una vez seguro de que su familia abandonó la Argentina, Garzón Maceda y Roca huyeron juntos de Córdoba buscando refugio en la ciudad de Buenos Aires, donde por algunos meses recibieron ayudas diversas y mantuvieron reuniones regulares con Eduardo Luis Duhalde y otros abogados pertenecientes a la ex Gremial de Abogados de Capital Federal (La Gremial). Maceda, junto a este grupo de abogados ligados a la defensa de los presos políticos y gremiales y el activismo por los Derechos Humanos, fue partícipe entonces de los primeros pasos de la Comisión Argentina de Derechos Humanos (CADHU), entidad en la que en un futuro cercano tendría activa participación en el plano de la denuncia de los crímenes cometidos por la dictadura cívico-militar. El 27 de mayo de 1976, en Córdoba, fue secuestrado y desaparecido Altamira Yofre. En agosto de 1976, por vía terrestre a través de la frontera Paso de los Libres-Uruguaiana, Garzón Maceda comenzó su camino del exilio acompañado de Roca y un abogado y familiar lejano que les hacía de custodia y cuyo pasaporte adulterado utilizó para salir del país. Ya en Rio de Janeiro, Garzón Maceda siguió camino a París, lugar donde transcurriría su exilio. En la capital francesa contactó a Juan Gelman, quien le ofreció -en conjunto con Amnistía Internacional- la posibilidad de viajar a los Estados Unidos para profundizar allí y ante el Congreso de ese país la denuncia a nivel internacional. Los días 27 y 28 de septiembre de 1976 en Washington Garzón Maceda y Roca prestaron testimonio sobre las violaciones a los Derechos Humanos cometidos por las Fuerzas Armadas y de Seguridad de Argentina ante el Subcomité de Organizaciones Internacionales del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos presidido por el representante de Minnesota Donald Fraser. En su presentación-en la que se definió como abogado laboralista argentino-Garzón Maceda trazó un detallado informe de la represión ejercida contra la clase trabajadora argentina, sus representantes y sus organizaciones gremiales así como un panorama de la quita de derechos y conquistas enmarcadas en el plan económico del Ministro José Alfredo Martínez de Hoz, de la resistencia organizada a dichas medidas y de la agobiante situación económica. Denunció también la coordinación represiva entre las dictaduras del Cono Sur y la existencia de Centros Clandestinos de Detención (CCD) en la Provincia de Córdoba, entre ellos La Perla y Campo de la Ribera. Los abogados permanecieron seis días en la ciudad y se reunieron también con diversos actores de la vida política, sindical, cultural y “lobbysta” de Washington para ampliar el marco de sus denuncias. La presentación testimonial, que marcó el comienzo de las denuncias contra las violaciones a los Derechos Humanos en la arena internacional y tuvo negativas repercusiones económicas para la dictadura, les valió ser acusados el 7 de diciembre de 1976 ante la justicia argentina por el Juez Rafael Sarmiento de los delitos de promover sanciones políticas o económicas contra Argentina y por ende, según la Ley 14034 de 1951, de “traición a la patria”. La Junta Militar promovió además una campaña de desprestigio contra ambos en la que colaboraron prestigiosos periodistas-como Jacobo Timerman y Robert Cox-y profesores universitarios de la ciudad de Córdoba, acusándolos de pertenencia a organizaciones “subversivas” y falta de objetividad y veracidad en sus denuncias. Incluso Félix, el hermano mayor de Lucio e íntimo amigo de Roca y padrino de su primer hijo, dirigió una carta personal al dictador Jorge Rafael Videla descalificando a su propio hermano. Durante el primer año de su estancia en París, Garzón Maceda fue, junto a Rodolfo Mattarollo, el referente principal de la Sede Francia de la CADHU, organización a la que dejó de pertenecer durante el transcurso de 1977. En ese periodo realizoo frecuentes viajes a Londres para reunirse con miembros de Amnistía Internacional. En los comienzos del exilio, para sobrevivir, tuvo que realizar variados tipos de trabajos, entre ellos el de pintor de brocha gorda y profesor de español. Más tarde consiguió contratos laborales temporales con la UNESCO y pudo realizar estudios de doctorado relacionados con su especialización en derecho laboral. Con la vuelta de la democracia y la asunción de Raúl Alfonsín como presidente, Garzón Maceda regresó a Argentina y fue nombrado asesor especial y Vice-Ministro de Trabajo del Ministerio de Trabajo de la Nación, cargo que ocupó entre el 18 de septiembre de 1987 y el 7 de julio de 1989 durante el mandato de Ideler Tonelli como Ministro de Trabajo. En 1994, durante la presidencia de Carlos Menem, se desempeñó como Ministro de Gobierno y Justicia de la Provincia de Corrientes durante la Intervención Federal a dicha provincia, a cargo también de Tonelli. A finales de la década de 1990 instaló una consultoría de derecho laboral colectivo y a través de ella se dedicó a la asesoría gremial de distintos sindicatos y asociaciones. Continuó también desempeñándose como asesor jurídico de la CGT hasta su retiro, en la primera década del Siglo XXI.

Resultados 61 a 70 de 142